Raiz y consecuencia del pecado

Publicado: julio 31, 2012 en cajon de sastre

Sin duda, el origen del pecado esta en el hombre. Dicen que fue Satanas, el angel caído de dios, el antiguo favorito de dios, el que quedo encargado de dominar la tierra. Pero según dicen, hay en el corazón del hombre una fuerza que ni el mismísimo diablo es capaz de dominar.

Dicen. Yo lo creo. Solo que el hombre elige el pecado. Por su ego, por su vanidad y por su ambición. Estos  son atributos que antaño dieron al hombre la fuerza para prosperar y no ser devorados, por una madre tierra, que a la vez de amante y sostenedora, es también cruel y despiadada. No existe sentido de la justicia en ella,  ni de bien, ni de mal, Existe simplemente y sus reglas son iguales para todos. Somos nosotros, el hombre, quien divide en palabras y distingue entre bien y mal en su mente. Guiados por un dios, que les habla desde el fondo de su corazón.

Sin embargo, La raíz del pecado, habita en la carne, que viene de la tierra.. Su volubilidad y tendencia al deleite de los sentidos, es a la vez llave de vida y de muerte. Solo un espíritu templado, será capaz de dominar el gozo y….a través de este dominio, llegar a ser consciente del verdadero potencial de disfrute del alma humana.

Los sentidos, una vez saturados de falso placer, de sucedáneos. Se vuelven insensibles y abotargados.   Aun así, llenos de inmundicia; piden mas y mas, sin acabar de trazar los estímulos todo el recorrido que los sentidos tienen y que llegan a lo más profundo. A la comunión directa con el universo.

Por lo tanto. Solo un adecuado equilibrio entre la estoicidad, la santidad y el ascetismo, combinado con una selección de los estímulos de deleite adecuados, podrán proporcionar al verdadero hombre, una autentica experiencia de totalidad y de comunión e integración con el cosmos, su propio cuerpo y el corazón de todos los seres vivos y de todos los hombres y mujeres.

Solo así se puede evitar el odio. Siendo perfecto. Siendo honesto y consecuente.

Pero  llegar a recorrer este camino no es fácil, y en el camino. Eso que denominamos. El demonio, nos tienta con el pecado, nos desvía del camino y nos hace perder nuestra verdadera naturaleza. Convirtiéndonos en esclavos y serviles de lo absurdo y de lo que nos aliena.

En estos tiempos verdaderamente decadentes., parece que cuesta aun mas estar cerca de alguna verdad. El relativismo y la circunstancialidad. Tan vitoreada por los seguidores de ortega, nos pone hoy en un panorama difícil de aprehender. Difícil de vivir y donde los falsos cultos, los falsos valores y la mentira contaminan el alma de todos o casi todos.

Solo a través de la verdad que se escucha desde el interior y el exterior, el poco valor que esta guerra cotidiana tiene. Pero. ¿será que tampoco nos gusta vivir eternamente en el cielo? Será esta la naturaleza verdadera del hombre?? Es el mal donde nos castigamos para poder gozar de un segundo una centésima de bien y celestialidad? Yo mismo he vuelto a caer en la trampa. Acaso existe el mal y el bien. No es todo parte de todo. Acaso una mala selección de literatura y textos ponzoñosos han enturbiado mi razón.???

Lo que tengo claro es que mi búsqueda continua y cada vez soy más astuto al reconocer los signos que mi propio yo  me envía.

Tener fe en dios, es tener fe en uno mismo. No puede haber nada más poderoso que un hombre convencido de lo que es y de lo que quiere. Este es el camino que por fin te puede liberar. Ser consciente de uno mismo. Romper las mascaras y simplemente ser. Pero ser n o significa dejarse llevar, ser requiere …..elegir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s