Publicado: julio 9, 2012 en psicologia cognitiva conductual.

Su sabiduria me salvo la vida

El darse cuenta de Susi

Ahora respiro y mis pulmones toman sin discriminar el aire que yo elijo, quizás el más cercano a mi nariz en toda esta habitación donde me encuentro, hoy mis pulmones me enseñan sobre dejarse sostener en el entorno, en la vida, en los otros, los pulmones no tienen movimiento propio, se abandonan y se entregan al movimiento que articula la musculatura que los rodean y los amparan, se puede decir que son dependientes de los músculos encargados de los movimientos de inspiración y expiración. Sí, he dicho la palabra dependiente. Desde que he dicho esa palabra una parte de mi se ha puesto a la defensiva, y en ese momento he elevado mi pecho mostrando autonomía, orgullo y valentía, e intentando convencerme a mí misma de mi ausencia de necesidades, al menos imperiosas…

-No me gusta ser dependediente de nada, y hago todo lo posible por trabajar por mi independencia y mi autonomía……

Ver la entrada original 648 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s